Buscador de alojamientos  
 
  RUTAS TURÍSTICAS POR ESPAÑA MUNICIPIOS Y AYUNTAMIENTOS DE ESPAÑA ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS FERIAS, CONGRESOS Y FESTIVALES DE ESPAÑA FERIAS Y CONGRESOS DE ESPAÑA

Koinecommerce tienda online

 
 
Presentación de...
Historia de...
Las Variedades de...
La Nutrición y...
Cómo se cultivan las...

Historia de las Uvas Pasas de Málaga



Ya en la antigüedad, L.J. Moderato Columela, en su obra "Los doce libros de Agricultura" recomienda la variedad Moscatel por sus grandes cualidades. La identifica como generosa y fecunda en terrenos difíciles, de fruto temprano y de jugo dulce. Dado su dulzor si no se cogen tempranas sirven de alimento a las abejas de ahí ha tomado el nombre también de apianas.

 

En tiempos de los Godos (siglo IV), la Bética, y principalmente la parte del Reino de Granada, se encontraba en un momento muy floreciente en la producción de pasas, vino, higos, aceite, etc. Estos productos eran la base de su comercio con Italia y el norte de África.


El cultivo de la vid experimentó una cierta expansión en la época Musulmana. Así lo relata Abad Al Rahman III en su campaña contra Ibn Hafsun en la que nos informa accidentalmente de la existencia de viñedos en toda la Axarquía malagueña (en torno a Bobastro, Santopitar, Jotrón y Colmenar), en la zona de Córdoba, Jaén y Granada, lugares muy conocidos por sus producciones de pasas Moscatel.


En esa época, especialmente en el periodo Nazarita, coincidiendo con la apertura del estrecho de Gibraltar al comercio marítimo de los mercaderes italianos que se desplazaban hasta Inglaterra y Flandes, se estimuló notablemente la producción agraria del Reino Granadino cuyos productos (pasas, higos y almendras) altamente rentables eran destinados a un consumo de lujo en el Norte de Europa.

Viñedos de Uvas Pasas de Málaga.
Existen testimonios como el del geógrafo oriental Ahamad Al-Razi de que en Málaga se preparaban las mejores uvas pasas del mundo y se conservaban largo tiempo.


Las referencias se han ido sucediendo a lo largo de los siglos, y no hay viajero o visitante a la provincia que no aluda a la importancia y relevancia de las Pasas de Málaga, así el escritor de cuentos Hans Christian Andersen, que estuvo en Málaga en el otoño de 1862, y que dejó escrito en su obra "En España" "...como en las lomas , en donde el sol cae pero no cae el rocío de la noche, se extendían las uvas moscatel para que se convirtieran en pasas".


La citada variedad Moscatel (si bien ya se conocía en zonas de Andalucía en la dominación Musulmana) se introduce de forma clara en Europa en el siglo XVII o principios del XVIII y se desarrolla por la cuenca Mediterránea de forma muy dispersa. Esta variedad se cultivaba a finales del siglo XIX en toda Andalucía, no obstante después de la plaga de la filoxera en nuestro país tan solo se mantiene el cultivo de forma destacada en la provincia de Málaga donde alcanza el 74% de la superficie de viñedo, adaptándose con singulares características por las condiciones relativas a suelos y climatología.


Esta última aptitud es la que ha identificado principalmente a la variedad Moscatel con la provincia de Málaga durante los siglos XIX y gran parte del XX, manteniéndose en la actualidad por su singular proceso de secado mediante el tendido de la uva para su exposición al sol en los denominados paseros, que se identifican como una superficie de terreno donde se extiende la uva para su pasificación.


El vocablo "PASAS" que identifica nuestro producto proviene del verbo latino "Pandere" que se traduce por la palabra castellana "tender"; "passum" es supino de dicho verbo "pandere", de ahí "pansum" de donde "pansum" y "pansas", y, por ley fonética fue debilitándose el sonido central "n" hasta desaparecer, como tantas otras modificaciones de palabras latinas castellanizadas y así se obtuvo "PASAS".


 



 

pie