Buscador de alojamientos  
 
  RUTAS TURÍSTICAS POR ESPAÑA MUNICIPIOS Y AYUNTAMIENTOS DE ESPAÑA ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS FERIAS, CONGRESOS Y FESTIVALES DE ESPAÑA FERIAS Y CONGRESOS DE ESPAÑA

Koinecommerce tienda online

 
 


Direcciones de interés Indicación Geográfica Protegida PRODUCTOS HORTOFRUTÍCOLAS de España

Descripción | Vínculos | Reglamento | Empresas | Municipios | Localización
Ajo
REGLAMENTO del Consejo Regulador de la denominación I. G. P.:
 

Orden de 23 de diciembre de 2009 por la que se aprueba el Reglamento de la Indicación Geográfica Protegida Grelos de Galicia y de su Consejo Regulador, y se nombra el Consejo Regulador provisional.


Reglamento de la Indicación Geográfica Protegida Grelos de Galicia y de su Consejo Regulador

 

 

CAPITULO Isubir

Disposiciones generales

 

Artículo 1º.- Base legal de la protección.
De acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento (CE) nº 510/2006, del Consejo, de 20 de marzo, sobre la protección de las indicaciones geográficas y de las denominaciones de origen de los productos agrícolas y alimenticios; en la Ley 2/2005, de 18 de febrero, de promoción y defensa de la calidad alimentaria gallega; en el Decreto 4/2007, de 18 de enero, por el que se regulan las denominaciones geográficas de calidad del sector alimentario y sus consejos reguladores, quedan amparados con la indicación geográfica protegida Grelos de Galicia los grelos que, reuniendo las características definidas en este reglamento, cumplan en su producción, acondicionamiento, manipulación, procesado, envasado y comercialización todos los requisitos exigidos por éste, por el pliego de condiciones que sirvió de base para la inscripción de esta indicación geográfica en el Registro de Denominaciones de Origen Protegidas e Indicaciones Geográficas Protegidas y por la legislación vigente.


Artículo 2º.- Extensión de la protección.
La indicación geográfica protegida Grelos de Galicia quedará protegida frente a un uso distinto al regulado en la Ley 2/2005, de 18 de febrero, de promoción y defensa de la calidad alimentaria gallega; en el Decreto 4/2007, de 18 de enero, por el que se regulan las denominaciones geográficas de calidad del sector alimentario y sus consejos reguladores; en este reglamento y demás normativa concordante.


Artículo 3º.- Órganos competentes.
1. La defensa de la indicación geográfica protegida Grelos de Galicia, la aplicación de su reglamento, la vigilancia de su cumplimiento, así como el fomento y control de la calidad del producto amparado, quedan encomendados al Consejo Regulador de la indicación geográfica protegida Grelos de Galicia, al Instituto Gallego de la Calidad Alimentaria (Ingacal), a la Xunta de Galicia, al Gobierno de España y a la Comisión Europea, en el ámbito de sus respectivas competencias.
2. El órgano de control y certificación para los productos de la indicación geográfica protegida Grelos de Galicia es el Instituto Gallego de la Calidad Alimentaria, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 15.1º c) de la Ley 2/2005, de 18 de febrero, de promoción y defensa de la calidad alimentaria gallega, así como en el artículo 66 del Decreto 4/2007, de 18 de enero, por el que se regulan las denominaciones geográficas de calidad del sector alimentario y sus consejos reguladores.


Artículo 4º.-  Manual de calidad.
La Consellería competente en materia de agricultura aprobará, tras la propuesta del Pleno del Consejo Regulador, el programa de control, las instrucciones técnicas y los formatos relativos al proceso de control y certificación de la indicación geográfica protegida Grelos de Galicia, que serán integrados en el manual de calidad, procedimientos operativos e instrucciones técnicas, en adelante manual de calidad.

 

 


CAPITULO IIsubir

Características del producto y presentación

 

Artículo 5º.- Características del producto.
1. El producto amparado por la indicación geográfica protegida Grelos de Galicia se define como la parte vegetativa destinada al consumo humano procedente de plantas de la especie Brassica rapa L. var. rapa (comúnmente conocida como nabo), de las variedades-población correspondientes a los ecotipos de Santiago y Lugo, así como de las variedades comerciales registradas Grelos de Santiago y Globo blanco de Lugo, representativas respectivamente de dichos ecotipos.
2. La denominación grelos hace referencia a las hojas y tallos recogidos a lo largo del período vegetativo de la planta. También se utilizan comúnmente los siguientes términos:


-Nabizas, para designar a las hojas y tallos vegetativos recogidos a lo largo del ciclo de desarrollo, y
-Cimos, que en algunas zonas de Galicia se utilizan en alusión a los tallos florales justo antes de la floración.


3. Los grelos amparados por esta indicación geográfica protegida Grelos de Galicia deben estar cultivados y elaborados según lo establecido en el manual de calidad y en el pliego de condiciones, y deberán presentar -una vez puestos en condiciones de consumo tras su cocción- las siguientes características organolépticas:


a) Color verde intenso, más acentuado a medida que la planta se aproxima al momento de floración.
b) Sabor ligeramente ácido, combinado con cierto amargor.
c) Textura ligeramente fibrosa, más acusada si la variedad es de hoja estrecha con elevado porcentaje de pecíolos.
d) Dureza muy baja debido al bajo contenido en fibra alimentaria.


Los grelos que no reúnan las características descritas no podrán ser amparados por esta indicación geográfica protegida.


Artículo 6º.- Formas de presentación.
1. Los grelos de la indicación geográfica protegida Grelos de Galicia pueden presentarse al consumo en fresco, congelados o en conserva.
2. Los grelos en fresco serán comercializados en lotes homogéneos en función de la procedencia y la variedad, mediante los tradicionales manojos de pesos aproximados de 0,5 o 1 kg, atados por medio de cintas vegetales o de otros materiales autorizados en el manual de calidad.
3. Los grelos congelados serán clasificados, lavados, escaldados y, opcionalmente, troceados, con carácter previo a la congelación, siendo posteriormente envasados en bolsas de materiales y pesos autorizados por la legislación vigente y expresamente recogidos en el manual de calidad.
4. Los grelos comercializados en conserva serán elaborados al natural, sin otra adición al líquido de gobierno que el agua de cocción y sal común, sin acidificaciones, y presentados en envases metálicos o frascos de vidrio de pesos autorizados por la legislación vigente y expresamente recogidos en el manual de calidad.

 


CAPITULO IIIsubir

De la Producción, Transformación y Envasado

 

Artículo 7º.- Zona de producción.
El área de producción de grelos amparados por la indicación geográfica protegida Grelos de Galicia se extiende a todos los municipios de la Comunidad Autónoma de Galicia.


Artículo 8º.- Aspectos generales del cultivo.
1. Las prácticas de cultivo realizadas serán las tradicionales en la zona geográfica de producción y que permitan un manejo adecuado en cada momento de la cubierta vegetal del suelo, el riego y el control de plagas y enfermedades.
2. Tradicionalmente el cultivo se realiza de forma intensiva entrando en rotación, por lo que sólo se permitirán dos siembras en la misma parcela a lo largo de un mismo año.
3. La fertilización será la adecuada de cara a mantener el equilibrio y los niveles de nutrientes en el suelo y en la planta, teniendo en cuenta de este modo el nivel de fertilidad del suelo, las extracciones del cultivo y el estado nutricional de la planta. Como abonado de fondo, siempre que no se hubiese abonado el cultivo anterior, se aplicará estiércol o purín. La naturaleza ácida de los suelos de la Comunidad Autónoma de Galicia hace necesario el encalado por la mejor adaptación del cultivo a los suelos neutros, incluso un poco alcalinos. Cuando sea necesario aplicar abonados de cobertera se procurará que las dosis utilizadas y el número de aplicaciones realizadas sean las mínimas posibles.
4. El cultivo de los grelos se realiza mayoritariamente en secano. La época crítica de falta de agua se produce en las primeras fases de cultivo, a los 4-5 días de la siembra, durante la germinación, principalmente si ésta se realiza en agosto, cuando es frecuente una sequía estival, más acusada en el interior de la comunidad. El riego en estas condiciones irá encaminado a obtener el tempero adecuado para asegurar la germinación. La dosis, número de aplicaciones y frecuencia dependerá de las condiciones climáticas y del tipo de suelo.


Artículo 9º.- Siembra.
1. Se procurará una cama de siembra fina, para lo que se recomienda el pase con un cultivador o arado de vertedera para enterrar los restos del cultivo anterior.
A continuación se llevarán a cabo varios pases de grada cruzada o fresadora antes y/o después del aporte del abonado orgánico y encalado, para evitar en lo posible las pérdidas de abono por volatilización.
Por último, se podría dar un pase de rulo después de la siembra, siempre que el terreno no esté muy húmedo, ya que se apelmazaría e impediría la nascencia.
2. La simiente a utilizar procederá de plantas de los ecotipos de Santiago y de Lugo, tanto las correspondientes a las variedades comerciales registradas Grelos de Santiago y Globo blanco de Lugo, como los de sus respectivas variedades-población. Se permite la utilización de simiente procedente del reempleo de la propia explotación así como la que provenga de otras parcelas de productores inscritos en el correspondiente registro.
3. La siembra se realiza manualmente a voleo, procurando reparto uniforme y con una profundidad de 2-3 cm. Tradicionalmente la siembra se realiza a partir mediados de agosto, en tiempo fresco, variando la fecha en función de la zona de producción y la precocidad de la variedad. Principalmente se realizará durante los meses de agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre.
4. La dosis de siembra variará entre 1 y 10 kg/ha en función de la zona de producción y del manejo que se haga del cultivo.


Artículo 10º.- Lucha contra malas hierbas, plagas y enfermedades.
1. La lucha contra malas hierbas, plagas y enfermedades estará dirigida a la utilización principalmente de métodos culturales.
Si fuese necesaria la intervención química, las materias activas serán las que generen menor impacto ambiental, mayor eficacia, menor toxicología y problemas de residuos, menor efecto sobre la fauna auxiliar y menores problemas de resistencia.
2. No se realizarán ni se mezclarán más de dos aplicaciones seguidas con la misma materia activa sin las previas recomendaciones técnicas. Se fomentará la lucha integrada y biológica en toda rotación en la que se encuentre el producto amparado por la indicación geográfica protegida Grelos de Galicia.
3. Se recomienda mantener el terreno limpio y evitar la competencia de malas hierbas con el cultivo en los primeros estadios de desarrollo. Si fuese necesario se aplicarán herbicidas en preemergencia, teniendo en cuenta el tipo de terreno y el tipo de vegetación espontánea.
4. Antes de la aplicación de fungicidas se recomienda la variación de las prácticas de manejo de forma que el medio ambiente sea menos favorable para la penetración, invasión, reproducción, supervivencia y dispersión de patógenos y de esta forma disminuir sus poblaciones. Se procurará el uso de semillas certificadas libres de patógenos, destrucción de hospedadores alternativos, laboreo, rotación de cultivos, control de la humedad del suelo y aplicaciones de cal para elevar el pH y evitar la germinación de esporas.
5. Si fuera necesario aplicar plaguicidas, comenzarán las aplicaciones con productos poco agresivos y de poca persistencia. Sólo se cambiará a un producto de mayor agresividad en los casos de aparición de resistencia de la plaga a combatir. Se guardarán los plazos de seguridad entre los tratamientos aplicados y la recolección. Las aplicaciones serán básicamente contra orugas, falsa potra, mosca blanca y pulguillas.


Artículo 11º.- Recolección y transporte.
1. La recolección será manual, preferiblemente en horas frescas. Requiere de un manejo muy cuidadoso para prever daños en las hojas, lo cual afecta a la apariencia y además se constituye en posible fuente de entrada de microorganismos causantes de enfermedades.
Cuando el producto esté destinado a la industria de transformación también se podrá recoger el cultivo utilizando medios mecánicos.
2. El momento óptimo de recolección dependerá del producto que se quiera obtener, de la precocidad de la variedad, de la época de siembra, de las condiciones edafoclimáticas y de las prácticas de cultivo. A las seis u ocho semanas se puede realizar un primer aprovechamiento. Si la densidad de siembra es muy elevada se realiza un aclareo, si no simplemente se cortan las hojas y tallos. A partir de los dos meses se aprovechan los tallos florales, justo antes de que se produzca la floración. Cuando lo que se pretende es recoger una buena cosecha de grelos, es preferible no hacer aprovechamiento previo de nabizas. Una vez recogidos habrá un rebrote que se puede alargar hasta el mes de marzo o abril.
3. El mismo día de la recolección, y con sumo cuidado para no dañar el producto, los grelos deberán llegar al almacén manipulador o a la industria transformadora, en su caso.
4. El transporte de los grelos susceptibles de ser amparados por la indicación geográfica protegida hacia el almacén o a la empresa transformadora se realizará por separado. Además se hará con vehículos que cumplan los requisitos de la legislación general de aplicación y las condiciones específicas que, en su caso, se establezcan en el manual de calidad.


Artículo 12º.- Condiciones generales para la comercialización.
1. Los grelos amparados por la indicación geográfica protegida cumplirán con una calidad mínima, tanto en el producto final en fresco como en el transformado.
Dicha calidad se puede resumir así: aspecto varietal característico, sin florecer, enteros o en trozos, limpios y exentos de defectos externos, manchas, deformaciones, pérdidas de color o heridas, con una humedad relativa adecuada y sin sabores u olores extraños.
2. En función de las diferentes formas de presentación, los procesos a los que se someten los grelos serán diferentes, de acuerdo con lo que se recoge en los artículos 13º y 14º siguientes.


Artículo 13º.- Comercialización de los grelos en fresco.
Los grelos en fresco amparados por esta indicación geográfica protegida deberán ser comercializados en lotes homogéneos, en función de la procedencia y la variedad.
La presentación se realizará en los tradicionales manojos, de pesos aproximados de 0,5 kg o 1 kg, atados por medio de cintas vegetales o de otros materiales autorizados en el manual de calidad. Se podrán autorizar otros pesos y la utilización de materiales envolventes, siempre que permitan una adecuada ventilación, en función de las demandas del mercado.
Dichos envoltorios deberán ser autorizados en el manual de calidad.


Artículo 14º.- Procesado y comercialización de los grelos congelados y en conserva.
1. Las técnicas empleadas en la elaboración de grelos congelados o en conserva serán las que permitan mantener las características físicas, químicas y organolépticas propias de los grelos amparados por la indicación geográfica protegida Grelos de Galicia.
2. El proceso de fabricación de congelados consta de las siguientes fases:
a) Recepción y control de la materia prima.
b) Selección y clasificación. Se agrupan los grelos de similares características, descartando los que no presenten una calidad mínima.
c) Limpieza o lavado y escaldado. Con este proceso se elimina la tierra y materia orgánica que pueda acompañar al producto.
d) Recorte y troceado (optativo). Se darán cortes limpios y regulares, para trocear el producto y eliminar, en su caso, restos de raíces y partes defectuosas.
e) Congelación. Por contacto indirecto aplicando corrientes forzadas de aire frío o por contacto directo con nitrógeno líquido o con nieve carbónica, métodos utilizados habitualmente en congelaciones de estas características.
f) Envasado. En bolsas de materiales y pesos autorizados por la legislación vigente y expresamente recogidos en el manual de calidad.
3. El proceso de fabricación de conservas consta de las siguientes fases:
a) Recepción y control de la materia prima.
b) Selección y clasificación. Se agrupan los grelos de las mismas características, desechando los que no presenten una calidad mínima.
c) Limpieza o lavado. Con este proceso se elimina la tierra y materia orgánica que pueda acompañar al producto.
d) Recorte y troceado (optativo). Se darán cortes limpios y regulares, para trocear el producto y eliminar, en su caso, restos de raíces y partes defectuosas.
e) Escaldado en agua caliente o vapor, o cocinado en agua caliente.
f) Llenado. Se utilizan botes o latas, o frascos de vidrio. Una vez introducido el producto y pesado, el llenado termina con la adición del líquido de gobierno.
g) Creación de vacío en el interior del envase. Es una operación esencial, ya que se elimina el aire del envase antes de cerrarlo.
h) Esterilización. Tiene por objeto la destrucción total de microorganismos del producto envasado.
i) Enfriamiento. Concluido el tratamiento térmico, se enfrían los envases lo más rápidamente posible, a fin de prevenir el sobrecalentamiento de los alimentos.
4. Los envases a utilizar en los grelos transformados deberán ser nuevos, limpios y de pesos autorizados por la legislación vigente y expresamente recogidos en el manual de calidad.

5. La manipulación, transformación y envasado de los grelos deberán realizarse en la zona geográfica de producción delimitada, pues así lo determinan las delicadas condiciones de manipulación postcosecha y de conservación del producto. Es necesario que estas operaciones se realicen en la zona geográfica delimitada para evitar la degradación del producto, garantizar su trazabilidad y asegurar el control, así como para mantener sus caracteres típicos y salvaguardar su calidad.

 

subir

 

 




 

pie