Buscador de alojamientos  
 
  RUTAS TURÍSTICAS POR ESPAÑA MUNICIPIOS Y AYUNTAMIENTOS DE ESPAÑA ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS FERIAS, CONGRESOS Y FESTIVALES DE ESPAÑA FERIAS Y CONGRESOS DE ESPAÑA

Koinecommerce tienda online

 
 

Gastronomía de las Comunidades Autónomas de España

Bebida típica gallega

Recetas de Galicia: QUEIMADA

 
Ingredientes de la QUEIMADA


Aguardiente de orujo de la denominación I.G.P. Orujo de Galicia
-También se puede utilizar orujo de El Bierzo (León), es igualmete muy bueno-
Azúcar
La corteza de un limón
Unos granos de café

 

Preparación de la QUEIMADA


La queimada es la más tradicional bebida gallega. Toda fiesta que se precie tiene que terminar con una queimada. Es fundamental un buen aguardiente de orujo gallego o de El Bierzo (León).

El tiempo de estar quemando el aguardiente varía. Todo depende del grado de alcohol que uno quiera que quede. Aconsejamos unos 40 minutos.


En un recipiente de barro ponemos la corteza de un limón (sólo la piel, que no lleve lo blanco), los granos de café, el azúcar (125 gramos por litro de aguardiente) y el aguardiente de orujo. Ponemos un poco de azúcar en el cucharón (que tenga el mango largo para no quemarnos) y lo mojamos en el aguardiente; a continuación prendemos este aguardiente y lo incorporamos al resto del aguardiente. Removemos lentamente todo, procurando no tocar el fondo del recipiente.

Con el cucharón cogemos azúcar del fondo y escurrimos el aguardiente, dejando que se queme el azúcar. Se forma caramelo y le damos un color tostado a la queimada. Seguimos dando vueltas y quemando el alcohol. Cuanto más quememos el aguardiente más suave saldrá la Queimada. Eso va al gusto del consumidor.

Cuando los llamas tengan un color azulado hacemos el CONJURO, sin dejar de dar vueltas. Para apagar el fuego o bien soplamos fuerte o tapamos el recipiente con una tapadera.


Se puede servir en un vaso pero lo correcto es servirlo en tazas pequeñas de barro.

 

CONXURO (Versión gallega)


Mouchos, coruxas, sapos e bruxas.
Demos, trasgos e diaños, espritos das nevoadas veigas.


Corvos, pintigas e meigas, feitizos das manciñeiras.
Podres cañotas furadas, fogar dos vermes e alimañas.
Lume das Santas Compañas, mal de ollo, negros meigallos,
cheiro dos mortos, tronos e raios.


Oubeo do can, pregón da morte; fuciño da sátiro e pe do coello.
Pecadora língua da mala muller casada cun home vello.


Averno de Satán e Belcebú, lume dos cadavres ardentes, corpos
mutilados dos indecentes, peidos dos infernales cús,
muxido da mar embravescida.


Barriga inútil da muller solteira, falar dos gatos que andan a
xaneira, guedella porca da cabra mal parida.


Con este fol levantarei as chamas deste lume que asemella as
do Inferno, e fuxirán as bruxas acabalo das suas escobas,
indose bañar na praia das areas gordas.


¡Oíde, oíde! os ruxidos que dan as que non poden deixar de
queimarse no aguardente quedando así purificadas.


E cando este brebaxe baixe po las nosas gorxas, quedaremos
libres dos males da nosa ialma e de todo embruxamento.


Forzas do ar, terra, mar e lume, a vos fago esta chamada: sí é
verdade que tendes mais poder que a humana xente, eiquí e agora,
facede cos espritos dos amigos que están fora, participen
con nós desta Queimada

 

CONJURO (Versión castellana)


Búhos, lechuzas, sapos y brujas.
Demonios, maléficos y diablos, espíritus de las nevadas vegas.

 

Cuervos, salamandras y meigas, hechizos de las curanderas.
Podridas cañas agujereadas, hogar de gusanos y de alimañas.
Fuego de las almas en pena, mal de ojo, negros hechizos,
olor de los muertos, truenos y rayos.


Ladrido del perro, anuncio de la muerte; hocico del sátiro y pie del conejo.
Pecadora lengua de la mala mujer casada con un hombre viejo.


Infierno de Satán y Belcebú, fuego de los cadáveres en llamas, cuerpos
mutilados de los indecentes, pedos de los infernales culos,
mugido de la mar embravecida.


Vientre inútil de la mujer soltera, maullar de los gatos en celo,
pelo malo y sucio de la cabra mal parida.


Con este cazo levantaré las llamas de este fuego que
se asemeja al del infierno, y huirán las brujas a caballo
de sus escobas, yéndose a bañar a la playa de las arenas gordas.

 

¡Oíd, oíd! los rugidos que dan las que no
pueden dejar de quemarse en el aguardiente
quedando así purificadas. Y cuando este brebaje
baje por nuestras gargantas, quedaremos libres de los
males de nuestra alma y de todo embrujamiento.


Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego, a vosotros hago esta llamada: si es
verdad que tenéis más poder que la humana gente, aquí y ahora,
haced que los espíritus de los amigos que están fuera,
participen con nosotros de esta queimada.

 




 

Buscar en Cerespain.com

pie