Buscador de alojamientos  
 
  RUTAS TURÍSTICAS POR ESPAÑA MUNICIPIOS Y AYUNTAMIENTOS DE ESPAÑA ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS FERIAS, CONGRESOS Y FESTIVALES DE ESPAÑA FERIAS Y CONGRESOS DE ESPAÑA

Koinecommerce tienda online

 
 

HORTALIZAS Y PRODUCTOS DE LA HUERTA de España

Productos con Denominación de Origen e I.G.P. de España

Proceso de cultivo del Pimiento Riojano


La semilla empleada por los agricultores, procederá de semilla seleccionada entre las mejores plantas, entendiendo por éstas, las que posean carga homogénea en cuanto a calibre de sus frutos, uniformidad de coloración, ausencia de hombros, manchas, grietas....


La siembra se realizará en el momento adecuado, asegurando el correcto desarrollo del fruto, bien en tacos de turba o en semillero tradicional para proceder a su posterior trasplante.


La siembra podrá realizarse a voleo o de forma mecánica sobre sustratos de turba en bandejas de polietileno.


La planta se mantendrá en semillero el menor tiempo posible, obteniendo de este modo un pimiento de mayor calibre y mayor peso medio.


Para acelerar el crecimiento de las plántulas, anticipándose de este modo el trasplante, se permitirá la utilización de calefacción de apoyo en tiempo frío.


Parcelas.- Los agricultores deberán seleccionar bien las parcelas antes de proceder a su cultivo, asegurando que no se hayan plantado en años anteriores cultivos esquilmantes, que puedan ocasionar un decrecimiento en la calidad del pimiento.


Por la misma razón, también se comprobará que en la parcela elegida no existe riesgo claro de ataque de la "seca del pimiento".


Preparación del terreno.- Las labores preparatorias serán las necesarias en función del estado en que se encuentre el suelo, del cultivo precedente, de las condiciones climatológicas, del pH y el equilibrio entre nutrientes del suelo y la época de plantación, asegurando de este modo un correcto desarrollo del fruto y una correcta adaptación a las necesidades del sistema de riego que se requiera emplear en cada caso, ya que el pimiento es muy exigente en este aspecto.


Plantación de las plantas de pimiento.- La plantación se realizará cuando las temperaturas medias diarias sean superiores a 10ºC y podrá realizarse a raíz desnuda o con cepellón, de forma manual o mecanizada.


Si el trasplante se realiza con cepellón, se asegurará que las raíces principales no estén enrolladas en el taco de turba, favoreciendo de este modo el arraigue en el trasplante, una mayor producción y mayor uniformidad del fruto.


Densidad de pimientos en la plantación.- Es muy importante determinar con anterioridad la densidad de plantación, ya que ésta influye directamente sobre el peso medio de las piezas, el rendimiento y su calidad. También hay que tener en cuenta el tipo de riego de la plantación.


Fertilización de las plantas de pimiento.- La fertilización será la adecuada teniendo en cuenta las extracciones del cultivo, el estado nutricional de la planta, el nivel de fertilidad del suelo y las aportaciones efectuadas por otras vías (agua, materia orgánica..) de cara a mantener el equilibrio y los niveles de nutrientes entre el suelo y la planta.


El aporte de nutrientes podrá realizarse directamente en el suelo o mediante pulverizadores foliares durante el cultivo.


Antes de la siembra, se realizará un abonado de fondo con (N, P y K).


Cuando se añada materia orgánica, ésta se añadirá bien fermentada.


El pimiento es un cultivo generalmente de producción escalonada, por lo que además del abonado de fondo, hay que mantener una aportación de cobertera fundamentalmente de (N).


Riego del campo de pimientos.- Se deberá lograr un buen aprovechamiento del agua de riego, para lo cual, la dosis se ajustará a las necesidades del cultivo de forma que sean mínimas las pérdidas por percolación, evaporación o escorrentía.


Se evitarán también las condiciones extremas de humedad, bien por encharcamiento o por déficit, que originarán consecuencias negativas en las plantas.


Se realizará un riego copioso justo después del trasplante, asegurando de este modo el buen arraigue de las plantas.


Durante las primeras fases vegetativas se mantendrá el suelo con un nivel de humedad medio para favorecer el arraigue y un buen desarrollo radicular.


En los periodos de sequía, se proporcionará a la planta el agua que precise para su crecimiento.


Tratamiento de las malas hierbas, plagas y enfermedades.- Para el control de las malas hierbas, plagas y enfermedades, será preferible el empleo de métodos culturales que reduzcan el potencial infeccioso en el suelo, lo que comenzaría con la reducción de la altura y longitud de los caballones, menor dosis de riego evitando siempre el encharcamiento del terreno y los aporcados excesivos.


Si fuera necesario aplicar una intervención química, las materias activas serán las que generen menor impacto ambiental, mayor eficacia, menor problema de residuos, menor efecto sobre la fauna auxiliar y menor problema de resistencia.


La maquinaria empleada en este caso, se someterá a revisión y calibrado periódico.


Otras labores culturales.- Será necesario proceder a la reposición de las plantas que no se han adaptado al medio y por lo tanto, mueren.


Recolección y transporte del pimiento riojano.- La recolección se realizará en el momento en que los caracteres físicos, químicos y organolépticos del producto se ajusten a los valores de los parámetros que definen el momento óptimo de recolección.


La recolección se realizará de forma manual, con el mayor cuidado posible, realizando tantas pasadas como sean precisas, seleccionando los pimientos de Categoría I, sanos, frescos, bien desarrollados, libre de daños por congelación o grietas no cicatrizadas, sin quemaduras causadas por el sol y provistos de tallo.


Los pimientos recolectados, serán trasladados hasta el almacén manipulador, en remolques o contenedores rígidos, a una velocidad tal, que evite el aplastamiento del fruto.


Recepción, almacenamiento y envasado en fresco del pimiento riojano.- La descarga del producto se realizará de modo que se minimicen los efectos de caída libre.


Una vez el pimiento llegue al almacén, se realizará una catalogación y separación de los pimientos de categoría 10, que serán los acogidos por la Indicación Geográfica Protegida Pimiento Riojano, del resto. De este modo se evita en todo momento la mezcla de calidades durante su posterior manipulación.


Los lugares de almacenamiento se encontrarán correctamente aireados, con una adecuada humedad relativa del aire y con una temperatura óptima, evitando de este modo la pérdida de agua del fruto y en consecuencia su arrugamiento.


El envasado en fresco será manual, y se realizará siempre con sumo cuidado, permitiendo de este modo mantener las características físicas, químicas y organolépticas propias de los Pimientos Riojanos recolectados.


Los pimientos que no cumplan los parámetros de calidad exigidos por esta IGP o que se hayan deteriorado durante el almacenamiento serán desechados.


El contenido de cada envase, cuidadosamente seleccionado, será homogéneo y contendrá pimientos de la misma variedad, de la misma calidad y calibre, con el mismo estado de madurez apreciable y coloración, siendo la parte visible del contenido del envase, representativa del conjunto.

 

 




 

Buscar en Cerespain.com

pie